La jornada que marcó el regreso de a la actividad de las principales plazas bursátiles dejó como saldo un nuevo desplome del yen y una suba del euro en el mercado. Ambas monedas fueron los extremos del día. El dólar tuvo resultados mixtos y se apreció frente a las monedas ligadas a commodities, que no logran remover la debilidad con el paso de los días.

La principal atracción en el comienzo de la jornada fue el yen, que abrió nuevamente con un gran gap bajista (alcista en los cruces que contienen al yen) y llevó a nuevos mínimos en meses e incluso años, dependiendo del cruce. La caída tomó fuerza luego de que asumieran las nuevas autoridades en Japón, reafirmando sus pedidos y presiones por políticas más agresivas.

La tendencia claramente sigue a la baja para la moneda de Japón aunque ingresar a favor de una continuidad de la caída en estos momentos implicará estar realizando una operación en niveles de alta sobrecompra y en máximos, lo que le quita atractivo. A su vez, también hay que gaps, cuyos cierres implicarían una corrección favorable al yen.

Entre las monedas ligadas a commodities, la que mejor logró sostenerse fue el dólar australiano, que además trepó contra el loonie y el kiwi. Tanto el AUD/USD como al NZD/USD marcaron nuevos mínimos en un mes mientras que el USD/CAD se mantuvo cerca de los máximos del viernes.

El dólar tuvo resultados mixtos. En un momento parecía que seguía con el rally de los días anteriores pero se mostró tímido y durante la sesión americana perdió fuerza contra las monedas europeas y en el cierre de Wall Street también retrocedió contra las ligadas a commodites.

El barril de petróleo tuvo una gran jornada y cerró por encima de $91, en máximos en dos meses. El oro no tuvo grandes cambios y se mantuvo en torno a $1.660 la onza.

El jueves el volumen y la volatilidad podrían incrementarse con el regreso de más volumen al mercado. Europa volverá a la actividad normal y por lo tanto, la sesión europea posiblemente diste de la calma que mostró el miércoles.

 Lo que dejó el miércoles…

Asumieron las nuevas autoridades en Japón: Shizo Abe es nuevamente primer ministro. A cargo del ministerio de Finanzas ahora está cargo Taro Aso, otro ex primer ministro. Los pedidos de Abe: meta de inflación del 2% y culminar con 20 años de deflación.

La bolsa de Tokio tuvo el cierre más alto en nueve meses. Las acciones japoneses se impulsaron con las nuevas autoridades y la debilidad del yen.

Según el reporte MasterCards’s Spending Pulse las ventas por las fiestas en EE.UU. crecieron 0,7% durante este año, bastante por debajo del 3/4% esperado de incremento. Se trata de la cifra más débil desde 2008. Hay que tener en cuenta que se trata de una encuesta y que por lo general no refleja el gasto efectivamente realizado.

 El precio de las viviendas en EE.UU. según el reporte de Case-Shiller subió 4,3% con respecto al año pasado (en octubre). Esto continúa apuntando a una recuperación en el sector inmobiliario.

 Los legisladores de EE.UU. retornarán las negociaciones para evitar el abismo fiscal el jueves 27. Las voces de pesimismos en torno a alcanzar un acuerdo antes de fin de año se van incrementando. El presidente Obama está regresando a Washington desde Hawai para continuar las charlas.

 Por si faltara algo, Timothy Geithner envió una carta a los líderes parlamentarios indicando que el límite legal de endeudamiento sería alcanzado el 31 de diciembre. Indicó además que hay lugar para medidas de contabilidad que darán un tiempo de dos meses.

 Seguramente este hecho presionará más para que se alcance un acuerdo fiscal en EE.UU., ya que de a poquito los riesgos pasan a ser no solamente una contracción en la actividad, sino que vuelve a asomar el default.