• La remontada de Trump en las encuestas eleva su demanda

orolingotes_1

 

La remontada en las encuestas del candidato republicano a la presidencia de Estados Unidos, Donald Trump, a tan solo seis días de las elecciones, ha elevado el nerviosismo en los mercados. Ya es sabido que las bolsas prefieren a la pretendienta demócrata, Hillary Clinton, lo que se refleja en que el actual empate técnico en los sondeos con su rival está teniendo, principalmente, dos consecuencias: un fuerte repunte de la volatilidad y una mayor demanda de activos refugio, principalmente oro y plata.

El metal dorado protagonizó una corrección del 8,5% desde los máximos que alcanzó el 6 de julio, tras el Brexit, hasta los 1.250 dólares por onza que marcó a principios de octubre. Desde ese nivel, rebota ya más de un 4%. «Se ha beneficiado del castigo a los activos de riesgo», admiten desde Banco Sabadell.

«El oro es visto como una protección contra la incertidumbre y la victoria de Donald Trump traería más impredecibilidad a la política estadounidense que cualquier otro presidente durante generaciones, particularmente sobre el liderazgo de la Reserva Federal y la estrategia de la política monetaria», continúa James Butterfill.

La recuperación del precio del metal dorado de las últimas semanas ha sido replicada por su prima hermana, la plata, que sube casi un 8% desde los mínimos del mes pasado, la zona de los 17,3 dólares hasta la que corrigió desde los máximos post Brexit.

Sin embargo, para el consenso de mercado, ni uno ni otro metal cuentan con mucho más recorrido en los próximos meses. Sobre todo, teniendo en cuenta la inminente subida de los tipos de interés oficiales por parte de la Reserva Federal, que «juega en su contra y a favor del dólar», destacan desde Goldman Sachs.

La plata es el activo refugio que tiene un mayor recorrido de cara al próximo año. Según la media de las previsiones recogidas por Bloomberg, su precio objetivo se sitúa en los 18,7 dólares, hasta donde, actualmente, cuenta con un potencial alcista de poco más del 1%. Los expertos fijan la valoración del oro en 1.300 dólares, prácticamente el nivel que alcanzó ayer.

Desde ETF Securities, una de las casas de análisis más optimistas, reconocen que «el oro podría perder hasta un 6% si Hillary Clinton se convierte en la primera mujer que preside Estados Unidos».

Fuente: eleconomista.es