trump-montaje-pilares-2-770

 

Donald Trump fue elegido presidente de Estados Unidos y los mercados no quebraron, bueno, al menos después de su discurso conciliador, porque en un primer momento, con votos aún por escrutar y el Nikkei abierto, hubo quien entró en pánico. Desde que el republicano llegara a la Casa Blanca, el Dow Jones de Industriales, el índice de referencia en Wall Street, no ha hecho más que subir -quitando dos días de ligeras correcciones- lo que ha llevado a este parqué centenario a superar la cota de los 19.000 puntos por primera vez en su historia. Este jueves, día de Acción de Gracias no abrirá sus puertas, lo que hemos querido aprovechar para preguntarnos, ¿cuáles han sido los cuatro pilares sobre los que se ha construido esta cifra de récord?

Bancos, industria, construcción y salud han sido los sectores más beneficiados de la llegada al poder del magnate norteamericano. La clara apuesta por estos sectores refleja en gran medida las expectativas de los inversores, que esperan con la administración Trump una regulación más laxa, mayores tasas de crecimiento y de interés.

Dentro de estos sectores hay cuatro compañías que se han visto especialmente favorecidas por este entorno. Goldman Sachs, JP Morgan Chase, UnitedHealth Group y Caterpillar, que han aportado al Dow Jones la mayor cantidad de puntos en este espectacular rally alcista. Sus acciones han sido las que más enteros han sumado al blue chips index, que ha avanzado 1.135,59 puntos desde que el de Industriales cerrara por última vez por debajo de las 18.000 unidades el 4 de noviembre.

Goldman Sachs y JP Morgan Chase

– Goldman Sachs ha sumado 240,99 puntos desde el 4 de noviembre, mientras que JP Morgan Chase ha aportado 73,76 puntos al indicador.

Los dos bancos han liderado el rally alcista de este mes de los blue chips norteamericanos, en gran parte debido a la mejora de las perspectivas de ganancias y el repunte de los rendimientos de los bonos a largo plazo, lo que puede hacer la actividad de préstamo más rentable.

Eso ha ayudado particularmente a JP Morgan, el banco más grande en la nación por activos y valor de mercado. «Desde la elección de Trump, los rendimientos de los bonos han subido y la brecha entre la deuda a largo y corto plazo se ha ensanchado. Eso debería ayudar a los ingresos de los bancos, ya que aumenta la diferencia entre lo que cobran los prestamistas en los préstamos y lo que pagan por los depósitos», explica el periodista del Wall Street Journal, John Carney.

«Donald Trump, desde que iniciara su carrera electoral, no ha hecho más que confirmar que emprenderá grandes proyectos de infraestructura para impulsar la economía de EEUU. Los bancos y las firmas de Wall Street como Goldman Sachs son propensos a estar en el medio de estos planes, ya sea como asesores o prestamistas. Los inversores también están apostando a la reducción de los costes regulatorios y fiscales en el marco de una administración Trump, lo que debería ayudar a los bancos», detalla el periodista.

Cabe recordar, añade Carney, que muchas de las personas designadas para posibles puestos económicos clave en una administración Trump, o bien han trabajado en Wall Street o han expresado su simpatía con la idea de que los bancos han sufrido en demasía la fuerte regulación a la que se les ha sometido.

UnitedHealth Group

– Esta compañía ha sumado 99,64 puntos desde el 4 de noviembre.

La mayor compañía de seguros de salud de EEUU ha luchado para que sus planes de ‘Ley del Cuidado de Salud Asequible’ (ACA por sus siglas en inglés) fueran rentables y poder dar así respuesta al Obamacare, sin embargo, WUnitedHealth ya ha dicho que tiene la intención de retirarse de casi todos los mercados asistenciales ideados por el plan de Obama porque prevé unas pérdidas anuales de unos 850 millones de dólares por los planes ACA», apunta el periodista del WSJ, Austen Hufford.

«Otros aseguradores ya se han retirado, dejando a muchos condados con un solo participante en su aseguradora, lo que ha derivado en importantes aumentos de las primas», informa. El presidente electo de Donald Trump se ha comprometido a «derogar y reemplazar» el Obamacare, y el sector médico lo ha celebrado.

Caterpillar

– Esta compañía ha sumado 77,45 puntos desde el 4 de noviembre.

El fabricante industrial estadounidense Caterpillarse ha afrontado una segunda mitad del año más dura de lo que analistas y ejecutivos esperaban. Sus ingresos cayeron un 16% en su último trimestre, y la compañía en octubre predijo otro año difícil en 2017. «El gigante industrial, cuyas ventas tocaron máximos históricos en 2012, ha luchado desde entonces por cambiar su modelo de negocio, invirtiendo millones de dólares en sus fábricas en una clara apuesta por la minería», escribe en el WSJ, Josué Jamerson.

Los precios de las materias primas cayeron, dando al traste con esta estrategía de Caterpillar. Su actual CEO, Doug Oberhelman, se retirará el próximo año, antes de lo esperado, dejando a Jim Umpleby al frente de un coloso que deberá combatir contra esta mala decisión del pasado, para poder asegurarse el futuro. De momento, las acciones de Caterpillar celebran la llegada de Trump y su ambicioso plan de infraestructuras.

Por: CARLOS SERRANO ORTEGA

Fuente: eleconomista.es