• Los mercados se posicionan para las próximas subidas de tipos en EEUU

mural-dolar

En las últimas semanas el dólar se ha apreciado con fuerza. Esta apreciación del ‘billete verde’ frente a la mayor parte de divisas relevantes puede tener importantes consecuencias para los mercados financieros globales, como explica Mohamed El-Erian en un artículo para Bloomberg. 

¿Qué magnitud tiene el movimiento del dólar?

El índice Bloomberg Dollar Spot subió un 3,1% desde la semana pasada. El avance ha sido generalizado: el dólar ha ganado un terreno importante frente a otras monedas principales así como a divisas de economías emergentes.

¿Todo esto es resultado de los acontecimientos ocurridos en Estados Unidos?

En gran parte lo es. En la última semana, los mercados se han posicionado rápidamente para contabilizar la expectativa de un crecimiento más alto y de un aumento de la inflación tras la victoria inesperada de Donald Trump. Esto dio lugar a un fuerte incremento en el cálculo de los tipos de interés futuros, tanto por una subida de tipos en diciembre (la probabilidad implícita en el mercado en la actualidad es de más del 90%) como para la trayectoria posterior de subidas.

¿Hay otros factores?

Sí. Puesto que las monedas son precios relativos, no reflejan solamente lo que ocurre en una economía concreta sino también en otros países.

Los mercados continúan esperando que el Banco Central Europeo y el Banco de Japón mantengan unas políticas con fuertes estímulos monetaria, mientras que las expectativas de la Fed de EEUU son menos acomodaticias (menos estímulos y tipos más altos). A esto se le suma el impacto de una mayor salida de capitales en estos países, y de otros como China, debido al aumento de los diferenciales de los tipos de interés y a un desempeño más vigoroso de la economía estadounidense. Las salidas de capitales presionan a la baja las divisas de los países en los que se produce este fenómeno, como por ejemplo ocurre con el yuan en China.

La política también juega un papel. Tras el triunfo inesperado de Trump, han aumentado las expectativas de una posible convulsión política en Europa provocada por movimientos anti-establishment, comenzando por el referéndum constitucional en Italia el 4 de diciembre.

¿Qué sigue a todo esto y cuáles son las consecuencias?

El panorama es mixto, especialmente en lo que se refiere al comportamiento del dólar frente a las demás divisas importantes y frente a las monedas de mercados emergentes.

Es probable que el dólar continúe apreciándose frente al euro y al yen, impulsado por los acontecimientos económicos y financieros, aunque probablemente haya algunos baches en el camino. La perspectiva es mucho más ambigua para las monedas de los mercados emergentes, dada la enorme caída que ya han sufrido frente al dólar. Es posible que haya margen para una recuperación en el futuro.

Normalmente, la fortaleza del dólar facilita el reequilibrio económico mundial. Lamentablemente, esto está ocurriendo a un nivel de crecimiento relativamente bajo y tras años de una expansión económica que han sido de una lentitud frustrante y poco inclusiva.

Como consecuencia, la fortaleza del dólar podría propiciar el regreso de una retórica proteccionista, especialmente si Estados Unidos acaba siendo la única locomotora de crecimiento de la economía mundial, por la ausencia de respuestas políticas amplias en otras partes del mundo.

 

Por: MOHAMED A. EL-ERIAN / BLOOMBERG

Fuente: eleconomista.es