El miércoles culminará la reunión de dos días del Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC por sus siglas en inglés) de la Reserva Federal (FED). La decisión genera mucha expectativa, ya que ante la finalziación de la “Operación Twist” seguramente se dará un debate en torno a los próximos pasos a tomar. La decisión y el comunicado impactarán en el mercado. Además del comunicado habrá conferencia de prensa y se conocerán nuevas proyecciones económicas de los funcionarios.

Las expectativas en torno a lo que podría hacer la FED favorecen a más acción. Según una encuesta que realizó Bloomberg a economistas, el consenso indica que el banco central anunciaría que va a comprar $45.000 millones por mes de títulos del Tesoro, llevando la cuenta patrimonial del banco central a $4 billones (4 trillones en inglés). 

Son varios los que esperan el anuncio de alguna medida, ya sea de compra directa de títulos o la extensión de la denominada “Operación Twist”. Esta última, que consiste en vender títulos de corto plazo y con lo obtenido, comprar bonos de largo plazo, finaliza en diciembre.

En los últimos años la FED ha acostumbrado a los mercados a siempre estar implementando medidas de estímulo activamente y es por ello que no esperan que saque el pie del acelerador ahora. Pero en la actualidad, además de los estímulos vía tasas de interés y de lo que ya ha comprado de títulos del tesoro, la FED está comprando por mes títulos respaldados por hipotecas. Es decir, que cierta acción está emprendiendo.

La decisión de más compras no cuenta con un respaldo unánime aunque el ala que optaría por más estímulos parece ser la mayoría en el comité. Los riesgos de más medidas son los de siempre, siendo el principal la inflación (en el futuro).

Los últimos datos económicos de EE.UU. no han sido desalentadores pero muestran que la recuperación sigue siendo insuficiente, acorde a la calificación de los funcionarios del banco central y por ende, de allí que surja la necesidad de mantener e incluso incrementar los estímulos monetarios. A su vez, podrían llegar a actuar preventivamente en caos de que los políticos no lleguen a un acuerdo para evitar el “abismo fiscal” y la situación en el mundo no es alentadora.

En definitiva, hay motivos por los cuales podría actuar y motivos por los cuales podría no hacer nada. Sea cual fuera el escenario elegido, está claro que ni el comunicado, ni las palabras de Bernanke mencionarán probabilidades de retirar o frenar estímulos. Esto brinda desde ya una debilidad de antemano al dólar (aunque el mercado ya debería de saber de la actitud de Bernanke). Más aún en este encuentro en particular donde hablará Bernanke y con seguridad dirá que la FED se encuentra lista para seguir actuando.

Potencial impacto de las medidas.

En caso de anunciar compras directas por un monto importante es de esperar una caída del dólar en el mercado en el momento del anuncio y a su vez, este se transformaría en un factor de debilidad permanente. Tal vez, este sea una de las razones ocultas por la que podrían anunciar más medidas (devaluar al dólar).

Otro escenario es que los anuncios sea un cambio en el lenguaje utilizado en el comunicado, cuyo impacto es más difícil de predecir.

Otra posibilidad, aunque menor, es que la FED anuncie que atará la evolución de la tasa de interés y de la política de compras al progreso de determinadas variables macroeconómicas (tasa de crecimiento e inflación por ejemplo). Las minutas mostraron que este tema se está debatiendo pero pidieron estudiarlo más.

Cualquier de los escenario mencionados hasta aquí, tienen un efecto natural de debilitar al dólar, mientras que se podría ver beneficiado si no se realiza ningún tipo de anuncio (aunque ojo, que la FED luego se mostrará dispuesta a actuar y retiraría parte de la fuerza).

El no anuncio de compras podría darle combustible al dólar, pero tampoco tanto. Los inversores saben que todo al final del día depende de cómo vaya evolucionando la economía y de que el mayor temor de Bernanke y cia. (hoy en día) es una nueva recesión o una depresión (y que lo señalen a él como culpable).

Las proyecciones que se conocerán antes de la conferencia de prensa de Bernanke deberían de tener limitado impacto, aunque si hay cambios importantes y si varios funcionarios ven más cercano el período en el cual habrá que subir las tasas de interés entonces el dólar ganaría momento. Pero este escenario parece poco probable.

En resumen, el escenario está abierto a varias posibilidades, con certezas en que Bernanke dirá que la FED siempre está lista para más y un miembro se opondrá. Es un encuentro de alta expectativa y que puede llegar a generar ruido en el mercado. El dólar ingresa en este día clave dando señales de debilidad y luego de haber roto varios niveles de soporte importante ¿seguirá cayendo o será un caso de comprar el rumor y vender con la noticia?