trump-theresa-may-juntos-enero-reuters

 

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y la primera ministra de Reino Unido, Theresa May, han acordado en su reunión de este viernes en la Casa Blanca «fortalecer nuestra relación porque estamos en el momento adecuado». Ambos han afirmado que su posible alianza tiene como objetivo «liderar el mundo». May ha afirmado que se han «fijado los pilares» para un posible acuerdo entre ambos países, pese a que ha reconocido «diferencias sobre varios temas». La líder conservadora ha subrayado además que Reino Unido y Estados Unidos ya trabajan «hombro con hombro» en muchas cuestiones, entre las que ha señalado la seguridad y el comercio, ámbitos en los que pretenden profundizar, según ha avanzado.

Ambos líderes han hablado a los medios después de una reunión que ha durado algo más de una hora. Respecto al apoyo de Estados Unidos a la OTAN, May ha adelantado que Trump se ha comprometido durante el encuentro a apoyar «al cien por cien» la OTAN.

En la misma línea, los dos ‘mandamases’ se han referido a las sanciones que mantienen a Rusia. Pese a su buena relación con Putin, Trump ha aseverado que «es aún pronto para levantar las sanciones a Rusia».

Ambos dirigentes también han tratado durante su reunión el asunto del Brexit. Trump ha indicado que la salida de Reino Unido de la Unión Europea «ha sido un ejemplo de lo que estaba por venir». «Yo predije el Brexit y los medios se rieron. Creo que será maravilloso para Reino Unido y para sus ciudadanos», ha expresado.

Por otro lado, Trump ha admitido las desavenencias del nuevo presidente con su secretario de Defensa, James Mattis, sobre las torturas. Trump ha indicado que no está de acuerdo con acabar con la tortura pero le respeta porque «él es quien manda». «Nuestro general de Defensa ha anunciado que no necesariamente se puede utilizar la tortura. Yo no estoy necesariamente de acuerdo pero él manda, yo se lo he dado», ha dicho.

Al teléfono con Peña Nieto

Además, el presidente de Estados Unidos también ha hablado de la llamada que ha mantenido este viernes con el presidente mexicano, Peña Nieto. «La llamada ha sido amistosa y muy fructífera. Amo México y trabajo con los mexicanos, pero México ha hecho que tengamos un déficit de 60.000 millones de dólares e introducen drogas. La llamada ha durado una hora y trabajaremos para que tengamos una relación más justa», ha dicho.

Theresa May ha aprovechado el encuentro para expresarle a Donald Trump el deseo de la Reina Isabel de que el nuevo presidente de EEUU visite Reino Unido este año, una invitación que Trump ha aceptado.

Fuente: eleconomista.es