El dólar tuvo una caída considerable en el mercado luego de conocerse el reporte de empleo, haciendo pensar que se trató de un mal dato. Pero, las cifras muestran que no lo es. La tal vez exagerada reacción tiene que ver con que lo que está en juego es si la Reserva Federal empieza o no con el recorte en el programa de compras.

Según el departamento del Trabajo, la economía de EE.UU. creó 169.000 puesto de trabajo durante agosto. El número estuvo por debajo del consenso que se esperaba y además hubo revisiones bajistas en los informes anteriores. Esto no es un dato malo, por el contrario, implica que la economía sigue creando puestos de trabajo.

La mala reacción es que este número, según los inversores alejaría a la Reserva Federal de anunciar un recorte en el programa de compras dentro de dos semanas. Si el número hubiera superado los 200.000 posiblemente el efecto hubiera sido el contrario. ¿Es tanta la diferencia?

No. Es un reporte volátil y no debería de ser que por unas diferencias no tan significativas cambie el curso de la decisión. Esta claro que la FED va rumbo a recortar al menos el programa de compras, la duda sigue siendo cuando se hace el primer anuncio y el reciente reporte de empleo agregó más incertidumbre sobre dicho momento.

 

PD: Lo que no hay que tener mucho en cuenta es la caída que se dio en la tasa de desempleo, ya que obedeció a una reducción en la fuerza laboral. Si bien puede sonar atractivo de usarla para los políticos, no es necesariamente un reflejo muy positivo del mercado laboral.